Cuando se habla de tecnologías satelitales se crea un imaginario de proyectos muy costosos que solo ciertos países y empresas pueden desarrollar y que implican enormes dispositivos que se encuentran fuera de órbita. Pero esto es solo una parte de la tecnología satelital.

Cotidianamente nos relacionamos con los satélites, a partir de los localizadores digitales como los GPS de nuestros teléfonos, por ejemplo, o cuando utilizamos aplicaciones como Waze o Uber. También se va expandiendo la importancia de la tecnología satelital con el internet de las cosas, la inteligencia artificial y la ciencia de datos.

Por este motivo consideramos importante que las mujeres costarricenses y centroamericanas se apropien de estas tecnologías para que las comprendan, las utilicen y sobre todo creen las aplicaciones y propuestas que consideren claves para el desarrollo propio y el de sus comunidades.

Las hackatones femeninas son un proceso de aprendizaje, acompañado de mentores y madrinas que les permite a las participantes apropiarse de tecnologías de punta. En este caso de la tecnología satelital.